Hogar con suelo radiante

Al igual que ocurre con la moda, el estilismo a la hora de decorar una casa debe ser una decisión meditada. Una mala elección puede entorpecer la comodidad o la limpieza de un hogar. Por ese motivo, es importante conocer qué tipos de suelos existen para saber cuáles son sus características y condiciones. Por otra parte, no es lo mismo el suelo de una habitación interior que el suelo de la cocina, pues sus espacios están destinados a actividades muy distintas y, ante todo, hay que ser práctico. En el mercado se puede encontrar fácilmente una amplia variedad de revestimientos para los suelos del inmueble; cada uno con sus particularidades para determinadas zonas y sus necesidades.

Imprescindible: una buena base

 El primer paso, antes de pensar en estilo retro, vintage, country, etcétera, es asegurar una base adecuada: una superficie lisa, bien nivelada y aislada de la humedad. Este paso es básico para evitar problemas y gastos innecesarios en el futuro. Las reformas futuras, si los materiales son resistentes, cálidos y confortables, serán muchísimo más asequibles.

Suelos de cerámica o de porcelana

Son ideales para decorar gracias a su enorme poder de resistencia en el lavado continuo. De hecho, en la actualidad se posiciona como una de las opciones favoritas para quienes deciden reformar la casa. Existe una gran gama de diseños y colores. Además, se pueden usar materiales antideslizantes (tipos de cerámica o porcelanatos), diseñados exclusivamente para pulir superficies resbaladizas. La única desventaja es que su reforma es costosa y compleja.

Suelos efecto madera

Para disfrutar de un hogar con un efecto de calidez y nostalgia, lo recomendable es apostar por los suelos de cerámica con efecto madera: es una buena alternativa para quien quiera evitar la preocupación constante de que el pavimento se estropeará con el tiempo. Cada vez hay opciones más realistas que consiguen una superficie con efecto madera mediante pinturas o lacas sin ningún tipo de complicaciones. Sin embargo, si lo tienes claro y deseas madera-madera, el parqué es el material cálido por excelencia y con una serie de trucos y rutinas se puede mantener el cuidado (como el uso de aceite de oliva o de linaza).

Mosaicos tipo patchwork

Este tipo de pavimento con baldosas hidráulicas crean combinaciones muy atractivas para quienes sueñan con una casa más moderna y arriesgada, pero hay que tener en cuenta que es llamativo, puede sobrecargar el espacio y, a la larga, agobiar. El consejo es dosificar y reservar los mosaicos para estancias concretas como el baño o la cocina. Así, se rompe el espacio monocromático del suelo y desechamos el efecto de sobriedad del conjunto.

Calefacción radiante

Si estás pensando en renovar, no puedes pasar por alto el sistema de climatización por suelo radiante. Su instalación bajo el pavimento hace circular agua caliente –o fría- por toda la superficie, lo que provoca que el calor o el frío se irradie desde el suelo. Las ventajas son infinitas: bajo consumo, uso de energías renovables o sensación de confort, entre otras muchas. Piénsalo dos veces antes de optar por la opción más bonita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies