requisitos para una casa pasiva

A estas alturas, los beneficios y ventajas de una casa pasiva son de sobra conocidos; son viviendas eficientes energéticamente gracias a la arquitectura bioclimática (que permite aprovechar al máximo las necesidades medioambientales y reducir el consumo energético hasta en un 90%), reducen las emisiones de CO2, se perfecciona el aislamiento acústico de la vivienda y, en definitiva, se consigue un mayor hermetismo en el hogar. Sin embargo, por muy atractiva que parezca la idea de invertir en este tipo de diseños, es vital que el interesado conozca algunos aspectos importantes antes de dar el paso definitivo.

¿Es adecuada la climatología y las condiciones físicas del lugar elegido?

Imagina que has encontrado el terreno de tus sueños y lo has visto claro: es el entorno perfecto para tu futura Passivhaus. En primer lugar, es importante atender a elementos fundamentales como el presupuesto, la superficie, las condiciones del suelo, la ubicación y, definitivamente, la cantidad de luz solar que recibirá la futura vivienda. Esto último es una información vital para determinar si el terreno posee las cualidades aislantes necesarias y, como consecuencia, amortiguará el frío y el calor. El semienterramiento de edificios o de algunas fachadas ayuda a aprovechar la capacidad de acumulación calorífica del suelo. Por otro lado, la captación solar es un factor clave para ganar sostenibilidad energética y, por eso mismo, es básico observar si existe suficiente incidencia de luz solar sobre la parcela elegida.

Licencias para realizar la construcción

Obtener las licencias necesarias para la construcción de una vivienda es un requisito imprescindible para realizar obras. En el caso de los hábitats pasivos, la licencia exigida es la misma que la de la vivienda tradicional. El usuario acudirá al Ayuntamiento del municipio o ciudad elegida para solicitar dicho documento. Asimismo, también es aconsejable conseguir el Certificado Passivhaus, que se concede a aquellas viviendas que cumplen con todos los requisitos. En este caso, son los Certificadores Oficiales los que deben expedir dicho documento. Hay que aclarar que esta licencia no es obligatoria, aunque sí ofrece múltiples beneficios: es un documento que reconoce la sostenibilidad de nuestra casa de forma oficial y se anticipa a la normativa europea de cara a las próximas décadas. Los precios de esta licencia suelen ir desde los 3.000 hasta los 10.000 euros, aunque siempre podemos pedir un presupuesto personalizado.

¿Merece la pena invertir en una casa pasiva?

Definitivamente, sí. El precio real de una Passivhaus es algo superior al de las casas tradicionales (en torno a un 5% o 10% más cara que una casa común). Sin embargo, aunque su construcción implica un coste superior, el futuro comprador debe saber que existe una amortización económica a medio plazo reflejada, sobre todo, en las facturas. Los estudios aseguran que el ahorro de energía en los próximos años es de hasta el 90% con respecto a las casas convencionales. El hecho de que una casa pueda calentarse sola sin necesidad de electricidad o gas, ya es de por sí un gran punto a favor. En resumen, adquirir una vivienda barata sin pensar en el coste energético real puede ser un resultar un hándicap a largo plazo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Podemos ayudarte?