Adaptar casa para minusvalidos

¿Necesitas adaptar una casa para un minusválido, y no sabes ni por dónde empezar? Si es así, has llegado al lugar indicado; en Reformas Dalso podemos ayudarte.

A lo largo de nuestra trayectoria hemos realizado múltiples reformas con el objetivo de adaptar viviendas para personas con discapacidad. Un trabajo muy común, especialmente si tenemos en cuenta que en uno de cada cinco hogares españoles, vive una persona con un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

Y aunque la normativa actual ya exige una serie de pautas de accesibilidad para viviendas de nueva edificación, el problema está en que el interior de las casas no está habilitado para personas que padezcan alguna discapacidad, topándose con múltiples barreras físicas que no hacen más que complicar su vida.

Ante esta situación, la única posibilidad pasa por realizar una reforma para adaptar una vivienda a una persona con discapacidad, y a continuación te vamos a contar todo lo que debes saber.

Adaptar viviendas para discapacitados: puntos a tener en cuenta

Al acometer la reforma de una vivienda para personas con discapacidad, hay que tener una serie de puntos en cuenta, como el tipo de discapacidad de la persona en concreto, así como las barreras que tiene la vivienda, y hay que eliminar.

Dicho esto, la mayor complejidad de este tipo de reformas, es que no se basa únicamente en derribar tabiques, sino que hay que adaptar la vivienda de manera individualizada para la persona con discapacidad, eliminando todas las barreras que afecten a su calidad de vida.

Escaleras

El principal impedimento que se encuentra una persona con discapacidad en una vivienda, son las escaleras. Si la casa cuenta con más de una planta, será indispensable instalar un ascensor, o una silla salvaescaleras.

Salvaescaleras para minusválidos

Distribución del espacio

Al reformar una casa para una persona con discapacidad, hay que distribuir el espacio con el objetivo de facilitar su movilidad.

Dicho esto, aquellas viviendas que cuentan con diferentes compartimentos son las menos recomendables para personas con discapacidad, especialmente para aquellas que utilizan silla de ruedas.

Al adaptar la vivienda para minusválidos, hay que reducir el número de compartimentos al mínimo posible, con el objetivo no solo de facilitar su movilidad, sino también de conectar visualmente los diferentes espacios.

Una vivienda diáfana se muestra como la mejor opción para una persona con movilidad reducida.

Puertas

Al adaptar viviendas para personas con discapacidad, hay que asegurarse que los marcos de las puertas tengan una medida superior a 80 centímetros. Asimismo, lo más recomendable es que las puertas sean correderas, para así facilitar su apertura.

Acabar con los desniveles

Los salones a doble altura están muy de moda, pero son una gran barrera para las personas con discapacidad.

Si la vivienda cuenta con desniveles, es importante enrasarlos para que queden al mismo nivel que el suelo. Si es necesario, habría que crear rampas para el paso de la silla de ruedas.

Pasillos y zonas de giro

Si la vivienda tiene pasillo, este debe tener una anchura mínima de 110 centímetros. Además, las zonas de giro deben permitir maniobrar con la silla de ruedas fácilmente, permitiendo crear un círculo imaginario de 150 centímetros de diámetro sin ningún problema.

Cuartos de baño

En los cuartos de baño es posiblemente donde más modificaciones haya que realizar al adaptar una vivienda para personas con discapacidad. Es fundamental que la casa disponga de al menos un baño adaptado, siendo estos los principales puntos a tener en cuenta:

  • La ducha tiene que estar a ras de suelo, y debe contar con un asiento firme y unas barras de sujeción que favorezcan la movilidad, y aumenten la seguridad.
  • El lavabo debe ser mural, y estar libre de pedestal. La altura no debe superar los 70 centímetros.
  • Instalar griferías automáticas con sensor, o grifos monomando.
  • Debe haber un espacio libre junto al inodoro de entre 80 y 120 centímetros para poder subir y bajar la silla de ruedas.
  • Sustituir el bidé por un inodoro con higiene personal incorporada.
Baño adaptado a minusválidos

La importancia del dormitorio

A la hora de adaptar el dormitorio, hay que tener en cuenta que el lateral de la cama debe contar con un espacio libre de al menos 90 centímetros, para facilitar la movilidad.

En cuanto a la luz de noche, lo más recomendable son los apliques de pared, mientras que el armario debe contar con puertas correderas, y con espejo.

También hay que tener en cuenta que todo debe estar al alcance de la persona con discapacidad, y por ello la altura máxima no puede superar los 1,40 metros de altura.

Y, por último, la cama debe ser articulada, y tener una altura similar a la de la silla de ruedas, para facilitar el traslado.

La cocina

Por otro lado, está la cocina, que también debe adaptarse a personas discapacitadas, siendo lo primero a tener en cuenta la altura de los elementos, así como la necesidad de dejar hueco bajo la encimera, para poder situar la silla y poder cocinar con comodidad.

Nuestra recomendación es dejar a un lado los muebles cerrados, y optar por estanterías a la vista, ya que resultarán mucho más accesibles.

Conclusión

Si necesitas adaptar una vivienda para una persona con discapacidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te ofreceremos un presupuesto personalizado sin ningún tipo de compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies