aislamiento reforma vivienda

Mejorar el aislamiento durante la reforma integral de tu inmueble es un proceso que resulta fundamental. Esta decisión, sin lugar a dudas, te ayudará a perfeccionar la confortabilidad y contribuirá a aumentar el valor del mismo. Implantar soluciones para reforzar el aislamiento, igualmente, te permitirá ahorrar dinero, puesto que tu vivienda será más eficiente energéticamente, lo que verás reflejado con el tiempo en las facturas de tus consumos.

Las anteriormente mencionadas son razones más que suficientes por las que te recomendamos que incluyas este punto importante en el proyecto de tu reforma. A continuación, te ofreceremos algunas claves para que entiendas cuál es la mejor manera de llevarlo a cabo y qué soluciones puedes encontrar en el mercado.

¿Cómo reforzar el aislamiento durante una reforma?

El primer detalle al que deberás atender cuando vayas a poner en marcha este proceso es el de las deficiencias que encuentres en tu hogar antes de la reforma. Es recomendable completar una planificación al detalle si se pretende optimizar al máximo el aislamiento, en la que se incluyan todos los puntos claves que requieren ser reforzados.

En este sentido, te contamos cuáles son los elementos que tendrás que incluir en tu boceto y estudiar para saber si resulta necesario reforzarlos o, por el contrario, ya se encuentran en condiciones óptimas para brindar el rendimiento que esperamos.

Puntos claves que han de ser revisados

  • Paredes y muros: han de contribuir a que la envolvente del edificio permita que el ruido y la temperatura del exterior no invadan el espacio interior. A modo de refuerzo, se suelen utilizar materiales como la lana de roca o el poliestireno.
  • Techos: sin duda, estos paramentos influyen de manera determinante en el aislamiento de un edificio. La solución más práctica que te aconsejamos son los falsos techos con material aislante en su interior.
  • Suelos: en estos casos el material con el que estén fabricados tiene mucho que ver en que su eficiencia sea mayor o menor. Las tarimas sobre láminas aislantes a menudo se convierten en la solución preferida para alcanzar este objetivo.
  • Ventanas y cerramientos: son los elementos que marcan la diferencia entre un edificio eficiente y otro que no lo sea. Debes tener en cuenta que, si están en mal estado, son los principales responsables de que se produzcan fugas energéticas. Por lo tanto, te recomendamos que optes por perfiles aislantes con doble acristalamiento con sistemas de última generación, que además mejoran de manera notable la seguridad de los inmuebles.
  • Puerta de entrada: para reforzar su aislamiento, lo mejor es alma de lana de roca y juntas isofónicas.

Otras medidas para mejorar el aislamiento

Además de las que ya te hemos propuesto, tienes en tu mano la posibilidad de poner en marcha otras medidas que también van a servir para mejorar el aislamiento de tu vivienda:

  • Rehabilitar la instalación eléctrica y de fontanería en caso de que no estén homologadas o presenten deficiencias.
  • Optimizar la distribución del inmueble.

Poniendo en marcha estas actuaciones lograrás mejorar el aislamiento de tu inmueble, lo cual se verá reflejado en la calificación que aparezca en el certificado de eficiencia energética del edificio. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies