cerramiento terraza

Antes de cerrar de forma definitiva una terraza o jardín, es imprescindible pensar por qué queremos hacerlo. Aunque en España nos guste disfrutar del clima y del sol, una terraza no es muy apetecible en los fríos meses de invierno. Por otra parte, se puede tener una terraza cerrada climatizada y disfrutarla como si se estuviera al aire libre, sin perder las maravillosas vistas. Además, el aislamiento de esta área también sirve de protección para los más pequeños de la familia y, de paso, se evita la entrada de intrusos. Ofrecemos una breve guía para que el cierre del espacio sea todo un éxito.

Es necesario pedir permiso a la Comunidad de Propietarios

Comenzar por los aspectos legales es fundamental tanto si la terraza es cubierta como si no lo es. Por otra parte, si se trata de un cerramiento donde se van a tocar muros o paredes maestras, lo recomendable es acudir a un equipo de profesionales: arquitectos y empresas especializadas en cerramientos metálicos y carpintería de aluminio sabrán cómo responder a las dudas relacionadas sobre materiales o permisos necesarios. En la mayoría de casos, cerrar una terraza sin realizar obras es bastante difícil.

Analiza adecuadamente la orientación del cerramiento

Dependiendo de una disposición u otra disfrutaremos más de un clima u otro. Es decir, la orientación sur, beneficiará nuestro estilo de vida para los meses de invierno, pero en verano nuestra terraza será similar a un invernadero. La solución es sencilla: instalar aire acondicionado. De lo contrario, si decidimos orientarla hacia el norte, será necesaria la utilización de sistemas aislantes más contundentes y materiales adecuados para no pasar frío. En este caso, las ventanas de PVC o aluminio son adecuadas para aislar la temperatura exterior (y de paso, el ruido).

Gana espacio en la vivienda conectando zonas

Si hay escasez de metros cuadrados en el interior del hogar, pero tampoco quieres perder iluminación, la mejor opción es conectar espacios con la terraza y conseguir así un salón-comedor, un rincón de lectura, un despacho de trabajo o, simplemente, un bonito mirador. En definitiva, se amplía cualquier estancia y la zona es más provechosa. Para ello, existen diferentes métodos: por ejemplo, puede optar por el cerramiento mediante vidrio doblemente reforzado para no perder luminosidad e instalar paneles móviles o fijos. La madera, aunque supone un mayor gasto económico, es otro de los materiales preferidos si se desea aportar calidez al espacio.

Evita incoherencias estéticas

En último lugar, para disfrutar de una terraza cerrada perfecta y acogedora, atender a los aspectos estéticos y decorativo no es un tema baladí. Tanto si el espacio queda integrado por la conexión entre zonas como si queda independiente, el diseño debe encajar con el resto de la vivienda. Puedes optar por diferentes estilos según el uso al que se destine: por ejemplo, un estilo chill out para disfrutar de agradables veladas con los amigos o un espacio minimalista con tonalidades en blanco y beige para conseguir nuestro el rinconcito perfecto de paz y relax.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Podemos ayudarte?