Suelo radiante en vivienda

A pesar de que la calefacción por suelo radiante tiene ya un largo recorrido, para muchas personas sigue siendo un sistema desconocido y novedoso. Cada vez en más hogares se apuesta por esta alternativa, que supone un modelo de climatización más eficiente y ecológico. Pero veamos en qué consiste y qué ventajas e inconvenientes puede tener a medio y largo plazo.

Qué es el suelo radiante y cómo funciona

El suelo radiante es un sistema de climatización que consiste en la instalación de tuberías de agua bajo el suelo de la vivienda. A través de estas tuberías el sistema emite y distribuye el calor o el frío desde el suelo a todo el ambiente de la vivienda. Es compatible con suelos cerámicos, moqueta, vinilo, mármol, etc.

Para generar el calor del suelo radiante se pueden emplear desde sistemas tradicionales como calderas de gas o bombas de calor hasta sistemas más sostenibles como placas solares.

Ventajas de instalar suelo radiante en tu vivienda

Ahorro

La ventaja más relevante para el usuario final es la del ahorro. A pesar de la inversión inicial que puede suponer su instalación, el suelo radiante supone una reducción de la factura de entre un 10% y un 20% en comparación con la calefacción tradicional. Este ahorro responde a la temperatura del agua, que en suelo radiante es entre 30-45º frente a los 80-85º de otros sistemas.

Eficiencia

En relación al ahorro, la eficiencia es otra gran ventaja del suelo radiante. Mientras que sistemas de aire requieren de una alimentación constante, el agua conduce el calor de manera uniforme y estable. ¿En qué se traduce? En que la calefacción se reparte de manera equilibrada por toda la casa y evita contrastes de temperatura entre distintos espacios.
Además, al ser el suelo radiante la fuente de calor, la temperatura es mayor en los pies y se reduce ligeramente a la altura de la cabeza, cargando menos el ambiente.

Bienestar en casa

Al evitar corrientes de aire reducimos la sensación de sequedad, mantenemos un nivel de humedad bajo y mejoramos la calidad del aire.

Hogar con suelo radiante

Diseño y discreción

Al no ser un sistema visible, con el suelo radiante evitamos tener radiadores a la vista en casa. Y con ello, evitamos también el polvo y la suciedad que estos generan. Se trata además de un sistema de climatización muy silencioso.

Inconvenientes del suelo radiante

Primera inversión

Igual que hemos valorado el ahorro a medio y largo plazo, uno de los inconvenientes del suelo radiante es su coste de instalación. En este sentido, es importante valorar la instalación como una inversión que a largo plazo quedará compensada con el ahorro en el hogar.

Velocidad de acondicionamiento

El hecho de trabajar con temperaturas más bajas que los otros sistemas convencionales hace que el tiempo de calentamiento o enfriamiento de un recinto sea mayor. No obstante, es fácil y eficiente mantener esa misma temperatura por largos periodos de tiempo. Es el caso de viviendas o espacios que suelen estar ocupados de manera continuada.

Poco conocimiento del sistema

El suelo radiante es un sistema relativamente novedoso dentro de las opciones de climatización. Esto hace que, una vez instalado, sea necesario acudir a personal especializado para labores de mantenimiento.

Instalacion suelo radiante
Es conveniente sopesar estas ventajas e inconvenientes para valorar qué sistema es el más idóneo para instalar o sustituir la climatización de tu casa. Para la decisión final serán claves el tipo de espacio, su intensidad de uso y el presupuesto del que se dispone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies